FORMAS DE CONSUMIR KALE » Aprovechando sus propiedades

El kale es un alimento que últimamente se ha puesto de moda, la sociedad al descubrir en los últimos años la cantidad de beneficios que nos aporta, además de sus propiedades nutricionales ha decidido darle un realce y colocarlo como uno de los alimentos preferidos.

Formas de consumir kale

Las formas de consumir el kale pueden ser variadas, pero antes de consumirlo debemos tomar en cuenta algunas recomendaciones que nos van a facilitar tener el mayor beneficio del mismo, además de aprovechar correctamente todas sus propiedades.

La idea no solamente es consumirlo sino poder aprovechar todo lo que nos puede aportar, lo cual es posible siempre y cuando se consuma correctamente. A la hora de seleccionar el kale tome en cuenta que el tallo debe ser muy firme y algo húmedo, además el verde de sus hojas debe ser muy intenso, evitando que algunas estén obscurecidas o de color amarillo, esto nos va a permitir tener un vegetal nuevo y con todas sus propiedades a la mano.

Ensalada de Kale

el-kale

Si lo va a consumir en ensaladas lo ideal es quitarle el tallo sobre todo la parte gruesa, siendo lo ideal frotar las hojas con las manos, agregando unas gotas de limón y un poco de aceite de oliva.

Lo ideal es consumir el Kale completamente al natural, sin cocinarlo, esto nos ayudaría a percibir todas las propiedades que tiene, no olvidemos que una de sus grandes propiedades que es el calcio, puede mermar considerablemente al momento de cocinarlo.

Otra opción que se hace interesante para obligarnos a su consumo y así recibir todos los beneficios que nos aporta, es agregar unas hojas a las sopas que preparamos, aunque si te agrada su sabor debes optar por consumir una ensalada basada en esta hoja maravillosa, la cual es considerada por sus propiedades como un superalimento.

Un buen zumo con Kale

Existe también la alternativa de consumirlo a través de zumos, para lo cual la recomendación generalizada es hacerlo lentamente y con intervalos de tiempo para poder evitar algunos problemas de estreñimiento y digestivos que puede acarrear, por otra parte, estos preparados no pueden ser muy seguidos porque algunos estudios demuestran que un consumo excesivo puede ralentizar en nosotros la función tiroidea. 

Para evitar el consumo excesivo en zumos, lo ideal sería colocarlo como un ingrediente adicional de los batidos que preparamos en casa, bien sea de piña, zanahoria o lechosa, lo único que debemos hacer es colocar unas pocas hojas en nuestro jugo, licuarlo y listo, una deliciosa bebida con las propiedades adicionales que le brinda el kale.

Otra idea que es muy agradable es comerlo salteado, lo cual no es otra cosa que cortarlo en una especie de tiritas y saltearlos con un poquito de aceite y sal, realmente ideal para colocarlo sobre cualquier tipo de carne que vamos a comer.

El kale cocinado

Quienes la prefieran cocinada deben tomar en consideración que al entrar en cocción es se pierde tanto las propiedades que nos aporta en vitamina C y merma considerablemente su aporte en Calcio. Lo ideal es pasarlo muy rápidamente por cocción a poca agua o tal vez salteado en aceite de oliva original.

Algunos aseguran que el Kale cambia su sabor de acuerdo al tratamiento que le demos, al momento de consumirlo crudo se nos presenta un sabor agradable y muy fresco, mientras que a la hora de hornearlo toma una consistencia más crujiente con ciertas tonalidades en su sabor de nueces y cuando lo hervimos se convierte en una hoja muy suave.

No olvidemos que la idea central es tratar de incorporar a este vegetal en nuestra dieta diaria, la cual al ser balanceada y combinada con otros tipos de productos nos va a dar un gran equilibrio en nuestras vidas. Debemos valorar y considerar su consumo en vista de que el Kale es una opción alimentaria que nos proporciona una gran fuente de calcio, de hierro, además de vitaminas, fibras y minerales.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…